lunes, 28 de febrero de 2011

"Lamentamos el fichaje de Ricco'"

En una estación movida dentro del mundillo ciclista en general, el ojo de uno de los muchos huracanes de polémica desarrollados en los primeros compases de esta temporada se centró en el conjunto Vacansoleil. Los dos líderes incorporados por la formación holandesa de cara a las grandes vueltas, Riccardo Ricco’ y Ezequiel Mosquera, se vieron envueltos en sendos escándalos relacionados con el dopaje. El italiano se practicó un bricolaje sanguíneo que estuvo a punto de llevarle a la tumba. El gallego dio fue testado positivo en un control antidopaje en un resultado aún sin juzgar, siendo por ello apartado de su equipo a los pocos días de conocerse la absolución de Alberto Contador.

Para hablar de estos temas entrevistamos al director deportivo del conjunto neerlandés, Michel Cornelisse (1965, Amsterdam), quien también nos puso de manifiesto otras características del equipo mucho más honrosas que la polémica que lo envuelve. La combatividad, el arrojo y el atrevimiento propios de Vacansoleil son factores que les hacen ser uno de los conjuntos más populares y valorados del pelotón mundial.




Antes de pasar a la transcripción de la entrevista propiamente dicha, conviene reflejar que no hubo en la conversación de la cual emana este texto ningún asomo de tensión. Al contrario, Cornelisse se mostró abierto, dialogante y reflexivo, lo cual es de valorar cuando se tratan en público asuntos tan delicados tanto para su presente como para su futuro.

Vuestro primer año como ProTeam no está siendo ni mucho menos tranquilo...

Sí, hemos tenido un montón de problemas, pero no nos queda sino mirar hacia delante y no pensar más en lo sucedido.

En España existe mucha preocupación con la suspensión de Ezequiel Mosquera y...

Nosotros también estamos preocupados. Ahora mismo sólo nos queda esperar a la decisión de la UCI. No puedo decir nada más allá de eso.

¿No creéis que, suspendiendo a Mosquera, lo estáis señalando como culpable? ¿No hubiera sido mejor mantenerlo activo y compitiendo?

[Duda] Es un asunto muy difícil que concierne más bien al mánager del equipo. Nosotros sólo estamos esperando la decisión de la UCI; cuando la tomen, sabremos qué hacer. Pero ya se sabe, la UCI es muy lenta...

¿Ha habido presiones externas detrás de la suspensión de Ezequiel?

No lo sé. Te repito que este asunto es responsabilidad del mánager; yo sólo soy director deportivo. Pero sí que es la primera vez que oigo eso o algo parecido, así que no creo que sea cierto.

Respecto de Riccardo Ricco’ se ha hablado y escrito mucho, y además el equipo ya ha tomado medidas despidiéndole. Sin embargo, queda una pregunta por responder: ¿os arrepentís de haberle incorporado a Vacansoleil?

[Duda] Ahora sí, por supuesto; pero al principio estábamos muy contentos con él. Todo el mundo debe tener una segunda oportunidad, y él no era una excepción. Basso y muchos otros la han tenido y la han aprovechado; él la recibió de Vacansoleil y la ha malogrado... Así que sólo podemos lamentar su fichaje.

Ciertamente, todo el mundo debe tener una segunda oportunidad. Y Ricco’ parecía estar usándola apropiadamente...

Sí, de hecho a finales del año pasado lo hizo genial: ganó una carrera, consiguió buenos puestos... Estábamos contentos con él y yo creía que él estaba contento con nosotros, pero ha pasado lo que ha pasado.

Una vez Ricco’ está fuera del equipo y de ser sancionado Mosquera, ¿cuál será el plan de Vacansoleil de cara a las grandes vueltas?

Nuestro plan será el de siempre: atacar. Además tenemos buenos corredores, como Matteo Carrara o Johnny Hoogerland, capaces de dar la sorpresa y colarse entre los mejores de la general.

En esta temporada de clásicas contáis con Bjorn Leukemans y Stijn Devolder como líderes del equipo. ¿Creéis que podrán conseguir alguna victoria de calado?

Sí... Además tenemos otras posibles sorpresas como Lieuwe Werstra, o Matteo Carrara para las Ardenas, por lo que considero que sí tenemos opciones de llevarnos el triunfo en alguna gran clásica.

¿Qué resultados debe conseguir Vacansoleil para considerar que su temporada ha sido buena?

Eso es algo difícil de especificar. Podría decir que veinte victorias arrojarían un buen balance, pero una victoria en Flandes o Roubaix podría superar el prestigio de esas veinte victorias si éstas vinieran en carreras de poco nivel. Creo que lo mejor que nos puede suceder es ser combativos, seguir siendo un ejemplo de ciclismo ofensivo... En general, si todos los corredores dan lo mejor de sí mismos podremos estar satisfechos.

domingo, 27 de febrero de 2011

Giacomo Nizzolo y la generación prodigiosa del 89

Una de las sensaciones de este inicio de temporada en el ciclismo profesional ha sido la fantástica generación italiana de esprinters de 1989, cuya irrupción en la élite ha resultado fulgurante. Encabezados por Andrea Guardini, de Farnese Vini, y sus seis victorias en menos de un mes (cinco en el Tour de Langkawi y una en la Vuelta a Qatar ante lo más granado del pelotón internacional), los jóvenes ases de la velocidad transalpinos prometen sumarse al ya de por sí amplio abanico de velocistas existente en el pelotón mundial para dar espectáculo en las ‘volatas’ de esta década.

Sabedores de esto, durante la pasada Vuelta a Andalucía entrevistamos a uno de los componentes de esta hornada prodigiosa. Giacomo Nizzolo (1989, Milán) estaba de hecho llamado a ser el líder de esta generación antes de las epatantes prestaciones de Guardini. Su aval eran 23 victorias en sus dos últimos años como aficionado en el complicado circuito italiano de ‘dilettanti’; 23 triunfos que le valieron el fichaje por el Leopard Trek de los hermanos Schleck, en el cual disfruta de libertad para jugar sus bazas y luchar por una victoria que inaugure su palmarés profesional.


¿Cómo se sienten las primeras pedaladas como profesional?

Con una emoción enorme. Todos los días me encuentro pedaleando al lado de grandísimos campeones. Además el ambiente a mi alrededor es fenomenal, muy tranquilo e ideal para aprender.

Además, tu debut está siendo dentro del mejor equipo posible: el Leopard Trek de los hermanos Schleck.

Sí, ¡no se puede empezar de mejor manera! Va a ser la escuadra número uno del mundo, no hay nada más apetecible para un neoprofesional.

¿Pensabas encontrar un equipo de este nivel después de no poder firmar con Geox?

Bueno... Había voces que me colocaban en Geox, pero lo cierto es que después de hablar con Luca [Guercilena, director de Leopard Trek] tomé la decisión de venir a este equipo y no puedo estar más que feliz con mi decisión.

Pero, ¿hubo negociaciones serias con Geox?

Hubo contactos, pero hablé con Luca Guercilena y me convenció para venir aquí.

Tu carta de presentación es siempre la cifra de 23 victorias conseguidas como ‘dilettante’ las dos últimas campañas. ¿Para cuándo la primera como profesional?

Ganar en aficionados es muy distinto de ganar en profesionales. Se corre de otra manera, el nivel es muy alto, el ritmo muy sostenido... y los rivales son auténticos campeones de nivel mundial. Sin embargo, tengo confianza y espero que ese primer triunfo llegue pronto.

¿Cuál es tu calendario esta temporada? ¿Afrontarás alguna carrera “bonita”?

Hombre, ¡para mí todas las carreras son “bonitas”! [risas] Por ejemplo, estar en la Vuelta a Andalucía ya es una pasada: sin ir más lejos compito junto a los hermanos Schleck, lo cual ya es un honor. Por lo pronto iré al GP Samyn, los Tres Días del Oeste de Flandes y la Volta a Catalunya, que será mi primera carrera del World Tour.

La generación de esprinters nacida en Italia en 1989 es de auténtico miedo: Davide Appollonio (Sky), Tomas Alberio, Matteo Pelucchi (Geox), Andrea Guardini (Farnese Vini), tú mismo... ¿Qué pasó en Italia aquel año para tal acumulación de talento?

[Risas] Hombre, parece que nació una generación de privilegiados... Ahora en serio: somos un grupo de coetáneos con características muy similares que hemos competido desde siempre entre nosotros, lo cual ha favorecido el desarrollo de nuestras cualidades.

¿Esperas que sean tus rivales en las grandes competiciones en un futuro?

¡Espero que sí! Ojalá podamos alcanzar todos ese nivel y enfrentarnos entre nosotros en los mayores escenarios como hemos hecho siempre desde que éramos pequeños.

Necesito que seas sincero en esta pregunta... ¿estás celoso de las seis victorias que ha conseguido Guardini en este inicio de temporada?

Hombre, nuestros calendarios son muy distintos entre sí... Yo he orientado mi preparación a otras fases de la temporada, mientras que él ha empezado más fuerte y, como es un esprinter magnífico, ha llenado ya su zurrón de buenos resultados.

Guardini ha conseguido que su director en Farnese Vini deje de fumar, ganándole una apuesta sobre el número de victorias que conseguiría en el Tour de Langkawi... ¿Para cuándo vas a dejar tú sin tabaco a Luca Guercilena?

[Risas] Luca no fuma, pero espero hacerle perder alguna que otra apuesta este año... ¡Eso significará que yo también habré conseguido victorias!

jueves, 24 de febrero de 2011

Bruyneel, Nissan y el coche eléctrico

La retirada de Lance Armstrong supone un punto y aparte en la historia del ciclismo americano, y también lo va a suponer para la escuadra de Johan Bruyneel, donde ha militado el texano durante gran parte de su vida deportiva. Los altibajos en la trayectoria de este bloque han estado marcados por los vaivenes de Armstrong: el éxito de US Postal, el desconcierto de Discovery Channel, la falta de espónsor para continuar con el equipo, el transplante a Astaná, la posterior controversia y, finalmente, la decepción de un RadioShack que no llegó a cuajar en 2010 salvo por el brillante Dauphiné ganado por Brajkovic.

Esta campaña, ante la retirada definitiva del siete veces ganador del Tour, se corre el peligro de caer en la misma indefinición vivida cuando los fantásticos gregarios de Discovery se quedaron sin un líder sólido e indiscutible. Las opciones son, esencialmente, muy parecidas entre sí: Andreas Klöden, Levi Leipheimer, Haimar Zubeldia, Chris Horner... Son ciclistas veteranos, de buen nivel y capaces de conseguir un puesto entre los diez primeros en el Tour de Francia de contar con libertad para ello. El problema es apostar por uno y subordinar a los demás a sus órdenes: eso es lo que no se hizo en 2006 y resultó en una temporada anónima. Bruyneel ya ha tomado una determinación al respecto: será el único joven de sus candidatos para grandes vueltas, Janez Brajkovic, el destinado a romper la baraja y luchar con Contador, Schleck, Basso, Gesink y compañía.

De dar la talla el esloveno, la sombra de una posible desaparición del equipo una vez caduque el patrocinio de RadioShack a final de temporada, como sucedió en invierno de 2007, estará menos presente. Pero, aunque no la diera, el futuro de la escuadra de Bruyneel quizá esté ya asegurado.



Tal y como recogió en su blog Velofutur, Yaroslav Popovych dio en la VeloLive de Febrero una primera pista respecto al posible futuro de la formación estadounidense. Al parecer, la marca de automóviles Nissan, actualmente espónsor secundario, estaría dispuesta para tomar el relevo a RadioShack en el patrocinio principal de la escuadra asociada con la Fundación LiveStrong, toda vez que la marca de hipermercados de electrónica ya no tiene interés en continuar aportando dinero a ésta. Es una decisión empresarialmente lógica: RadioShack apenas tiene tiendas fuera del continente americano, y en esa zona del globo el reclamo más interesante es Armstrong... No hay interés real por sostener la estuctura cuando el texano deje de formar parte de ella.

Las motivaciones comerciales de Nissan, por otro lado, son muy distintas. La firma automovilística tiene ahora mismo un interés muy alto en Europa, donde ha tomado la delantera al resto de competidores en la carrera por sacar al mercado el primer coche eléctrico. Parece ser que ese vehículo de formulación tan quimérica está cerca de ser una realidad, como demuestra el plan gubernamental español Cénit Verde. Y, mientras empresas como Seat tienen previsto iniciar la comercialización masiva del coche eléctrico en 2014, Nissan piensa producir sus primeras unidades del llamado Nissan Leaf en 2012...

He ahí el quid de la cuestión. Por un lado, Nissan quiere asociar su marca con los valores ecológicos intrínsecos del ciclismo con objeto de mejorar la acogida de su modelo Leaf. Y por otro quiere que su campaña tenga fuerza en Europa, y especialmente en aquellos países donde va a ser fabricado el citado Nissan Leaf. Entre estos destacan Portugal, donde se producirán en serie motores eléctricos de ion litio, y Polonia, donde aparentemente Nissan localizará una planta de fabricación. A la luz de estas conjeturas, la ingente cantidad de lusos de la escuadra de Bruyneel (Cardoso, Oliveira, Machado y Paulinho, más Azevedo como director) y el sorprendente fichaje de Michal Kwiatowski, que rescindió su contrato con Eusebio Unzué para incorporarse a RadioShack, parecen tener mucha lógica más allá de las razones deportivas...

Una vez atados todos estos cabos, el domingo aproveché una entrevista con Haimar Zubeldia para preguntarle sobre este particular. El corredor vasco se hizo el sueco: “No sé. Los patrocinadores siempre dicen que están muy contentos y Johan tiene confianza en el futuro del equipo, pero aún están en negociaciones”. Por tanto, la noticia aún no es un hecho sino un mero rumor. Ahora bien: no me extrañaría en absoluto que lo expuesto en este artículo acabara por materializarse.

martes, 22 de febrero de 2011

"Vuelvo donde siempre debería haber estado"

Entrevista a Diego Milán (Caja Rural)

Hablar con Diego Milán (1985, Almansa) puede llevar a equívocos. Si uno no mira su DNI ni conoce sus antecedentes puede creer que tiene frente a sí a un veterano, un hombre curtido en mil batallas que reniega de esos jóvenes mal acostumbrados cuyas gafas pueden ser motivo de queja. Pero lo cierto es que Diego cuenta con sólo 26 años y es, al fin y al cabo, una joven promesa del ciclismo español.

Tras debutar en profesionales con Grupo Nicolás Mateos y vivir una aventura italiana de amargo final, el ciclista manchego pasó un año predicando en el desierto del ciclismo semiprofesional, corriendo carreras .2 por medio mundo sin equipo ni perro que le ladrara. Contra pronóstico, el sabor de boca con el cual ha despedido la experiencia no ha sido amargo. Más cuando el fin de ésta significaba el inicio de un año ilusionante en Caja Rural, donde volverá a tener la oportunidad de demostrar en las carreteras europeas sus cualidades de esprinter y clasicómano.


¡Por fin de vuelta al profesionalismo! Ya era hora, ¿no?

Sí, yo pienso que nunca debería haber salido, pero bueno... Estamos aquí de nuevo, así que no queda sino olvidar lo pasado y mirar hacia delante.

¿Cómo se sienten estos kilómetros de regreso?

Geniales. Vuelvo a estar rodeado de gente que hacía mucho tiempo que no veía; vuelvo a estar en el mundo para el cual valgo... En general estoy contentísimo.

¿Creías que ibas a volver al profesionalismo?

Siempre he tenido esa ilusión... Si no, una de las tres veces que colgué la bici la pasada temporada hubiera sido definitiva. El apoyo de mi familia y mi novia ha sido decisivo.

Dijiste en una entrevista con Meta2Mil que 2010, sin contrato y compitiendo en multitud de escenarios, te había servido para madurar...

Maduré en el sentido de que dejé de estresarme por ciertas cosas. Por otra parte, aunque nunca he estado en ningún equipo con una gran infraestructura, sí que llegar al hotel y no tener masajista ni nada parecido te hace ver las cosas de otra manera y valorar equipos como Caja Rural y carreras como esta Vuelta a Andalucía.

Verte en una esquina del mundo compitiendo sin otro medio que tu bicicleta debe cambiar un montón la perspectiva.

Tienes la bicicleta, un maillot y un cullote que debes lavarte tú mismo todos los días. Nada más. Por eso ahora veo algunos ‘neos’ que dicen: “jo, estas gafas no me gustan...” y pienso que no saben verdaderamente lo que tienen.

La pasada campaña estuviste con Metro - Wolkswagen corriendo en Estados Unidos. ¿Te gustó cómo entienden el ciclismo los ‘yanquis’?

Las carreras son ‘pa un ratico’: duran poco más de una hora, en circuitos cortos, a veces llenos de curvas... un auténtico show. Había quien me decía que, al resolverse casi todas las pruebas al esprint, el calendario americano podía irme bien. Pero qué va: los ciclistas americanos son especialistas en ese género de pruebas y resulta complicadísimo derrotarles. Eso sí, gané una carrera: la única que corrí en ruta. A las dos horas yo iba en mi salsa mientras el resto de participantes andaban ya reventados.

¿Cómo surgió la oportunidad de fichar por Metro - Volkswagen?

Llamé su atención en la Vuelta a la República Dominicana y me ofrecieron un contrato corto que me interesó bastante. Encadené con el Tour de Río, una carrera brasileña, y pasé un mes viviendo en Dallas con el equipo.

¿Un mes viviendo en Estados Unidos? ¡Ésa es una experiencia envidiable!

La verdad es que sí. A pesar de no haber tenido equipo me he buscado competiciones y me he movido bastante. Julián [Sánchez Pimienta, compañero suyo en Caja Rural] también ha estado un año sin contrato: no ha corrido y me dice que me envidia por habérmelo montado tan bien. Acabé la temporada con cincuenta días de competición, más que muchos ciclistas continentales, y creo que gracias a ello llamé la atención de Caja Rural.

¿Cuándo se gestó el fichaje?

Llevaba mucho tiempo en contacto con ellos. El año pasado ya intenté entrar en plantilla, pero faltó dinero; luego volvimos a hablar en Circuito Montañés, donde competí con Camargo, y a partir de entonces la cosa se encarriló. Tuve a mi favor que he coincidido en categorías inferiores y mantengo relación con muchos ciclistas del equipo, y eso facilitó el contacto. Después cerré mi incorporación con [Iñaki] Juanikorena y desde entonces me están dando mucha confianza: saben que volveré a mi nivel y recuperaré el sitio que nunca debería haber perdido.

¿Cuál es tu rol dentro del equipo? ¿Eres el líder para las llegadas masivas?

No, no hay un jefe de filas definido. Estamos tres hombres rápidos, Joaquín Sobrino, Aitor Galdós y yo, y nos iremos alternando en función de cómo estemos cada uno en cada momento. Por ejemplo, el primer día de la Challenge de Mallorca yo trabajé para Sobrino; el siguiente, al revés. Ser varios velocistas dentro del equipo es buenísimo para nuestras opciones, ya que cuando uno cuenta con otros hombres rápidos para colocarle y llevarle de la mejor manera posible de cara al esprint se nota para bien.

En ese sentido, Caja Rural es uno de los equipos que más trabaja y valora los esprinters.

Sí, hay otra mentalidad, distinta a la predominante en España: el equipo nos da bastante importancia y nos programa las carreras en función de nuestras distintas cualidades. En general a los esprinters no se nos aprecia como merecemos: damos a los equipos la mayoría de puntos y puestos de honor, y sabiendo eso es una pena ver lo poquísimo valorados que están hombres como Sobrino ó [Javier] Benítez (KTM-Murcia).

Este invierno Caja Rural ha sufrido varios cambios a nivel de estructura interna. Uno de ellos ha sido la vinculación con el centro VitaSport de Mikel Azparren. ¿Se nota el trabajo con esos técnicos?

Sí, por ejemplo en Mallorca nos visitaron los biomecánicos del equipo; hemos hecho un montón de pruebas y controles médicos... En definitiva, se están portando de maravilla con nosotros.

¿Crees que puede afectarte el hecho de haber sido un fichaje de Juanikorena?
[Iñaki Juanikorena fue cesado este invierno como director deportivo de Caja Rural y ha iniciado recientemente un proceso judicial contra los rectores de la escuadra navarra]

No. Estoy convencido de que el factor clave en cómo me vaya la temporada será mi rendimiento. Al final aquí manda la carretera...

jueves, 17 de febrero de 2011

Las claves finales del 'caso Contador' (y II): lo jurídico

Artículo escrito para ser publicado mañana en Arueda.com como continuación de éste otro

Tres días lleva ya Contador tomando parte en la Vuelta al Algarve lusa, intentando mantenerse ajeno al terremoto desatado por la inesperada resolución absolutoria de su caso o quizá trasladando el epicentro del mismo. Si bien ayer desgranamos cuáles han sido los puntos más importantes en la parte final de su proceso por dopaje durante el pasado Tour de Francia desde el punto de vista mediático, hoy toca hablar de la parte jurídica, de las diversas normas y leyes que han influido en que la resolución del Comité de Competición que instruía su caso sea la más favorable posible para sus intereses: absolución.

Partimos del hecho de que, a la hora de proceder al juicio y la sanción de un asunto de dopaje en España, existen varias leyes que se solapan, entran en conflicto y aportan complejidad al proceso: la Constitución Española, la Ley del Dopaje y el Código Mundial Antidopaje promulgado por la AMA. De entrada, en el caso de Contador (y en el de cualquier ciclista profesional español) encontramos que, por los compromisos firmados a la hora de hacerse de la licencia para competir, prevalece el Código Mundial, quedando fuera de foco la Ley del Dopaje y vigente la Constitución únicamente para garantías de forma pero no de fondo. Esto quiere decir, por ejemplo, que la presunción de inocencia establecida por la Carta Magna queda ilegitimada por el Principio de Reponsabilidad Objetiva. Mientras, por otra parte, el derecho del acusado a ser informado sobre su proceso debe prevalecer sobre cualquier otra disposición del Código Mundial Antidopaje...

Antes de ir con ese punto hay que explicar con un término relativamente desconocido y cuyo peso en la decisión del Comité de Competición ha sido enorme: el Equilibrio de Probabilidades. Este concepto significa, básicamente, que en todo proceso sancionador de dopaje es necesario determinar la acción que provocó el positivo mediante el planteamiento de distintas hipótesis y la elección como verdadera de una, la más probable, en base a la cual se juzgará el caso. En el proceso de Contador, la UCI facilitó al Comité de Competición y al propio Contador una lista con cinco puntos o posibilidades: autotransfusión, microdosis, contaminación de un suplemento alimenticio, contaminación de un alimento y “...”.

Este último punto, “...”, sentó malestar en el Comité: ¿qué hipótesis era aquella escondida tras los puntos suspensivos? Se interpretó, seguramente con acierto, que “...” expresaba la posibilidad de una o más hipótesis no especificadas, como la que circula en diversos foros y blogs de que el clembuterol provenía de la ingesta de Actovegyn, un medicamento prohibido fabricado a partir de plasma de ternera. Sin embargo, al no ser esta hipótesis concreta sino etérea, Contador no puede contar con ella a la hora de alegar ni el Comité para juzgar. Así, y en base a lo mencionado anteriormente y establecido en la Constitución, si la UCI intentara alegar una hipótesis fuera de la cuatro formuladas el proceso podría quedar invalidado.

Volviendo al Equilibrio de Probabilidades, el “cálculo” fue llevado a cabo por expertos contratados por Contador y refrendado por otros de la AEA toda vez que UCI y AMA declinaron tomar parte en dicho proceso. El resultado fue que la contaminación alimentaria fue establecida como manera de la cual llegó al cuerpo de Contador el clembuterol.

A partir de ahí, para poder acogerse al famoso artículo 296 y salir indemne del proceso sancionador, la defensa del madrileño sólo tenía que demostrar la ausencia de falta o negligencia significativa en los actos de éste. El primer hecho en el cual se apoyaron Andy Ramos, abogado de Contador, y su equipo fue el hecho de que la granja de la cual provenía la vaca cuya carne compró López Cerrón, cocinó Paco Olalla e ingirió Alberto fue sancionada en el año 2000 por administrar clembuterol a su ganado, un precedente sin duda importante.

El segundo, el diferencial con los casos del tenista de mesa Otcharov y el ciclista italiano Alessandro Colo’, es la prohibición del uso del clembuterol para engordar al ganado vigente en la Unión Europea. En el caso de Colo’ (sancionado con un año) la carne era mexicana y en el de Otcharov (absuelto y citado varias veces en la resolución definitiva del ‘caso Contador’) era china: es decir, procedente de países donde la sustancia de marras sí es permitida. Esto proporciona mayor fundamento a la solicitud de aplicación del artículo 296 realizada por Contador, que no tenía por qué pensar que fuera a estar contaminada con un producto prohibido una carne sometida en teoría a controles sanitarios... Si bien la propia defensa de Contador argumentó que controlar al 0’25% de las cabezas de ganado sacrificadas no es suficiente para garantizar la salud pública.

Estas son algunas de las claves “tapadas” a la luz pública y accesibles gracias a la documentación del ‘caso Contador’ filtrada por El Mundo. Ahora habrá que esperar un mes para saber si la UCI apelará al TAS, y tres semanas más para averiguar si la AMA hará lo propio. En caso de suceder esto, el proceso se alargaría y podría acabar como dijimos hace unas semanas en pleno Tour de Francia. En caso de no realizar acción alguna uno de estos organismos internacionales, el ‘caso Contador’ estará cerrado y el pinteño seguirá compitiendo con pleno derecho e inocencia reconocida. Sin embargo, deberá convivir para siempre con miradas de reojo y la sombra de la sospecha que por desgracia aparece demasiado a menudo en el ciclismo.

Las claves finales del 'caso Contador' (I): lo mediático

Alberto Contador volvió ayer a la competición, como cada año, en la Vuelta al Algarve. Rodeado de expectación, de periodistas viajados de improviso y, sobre todo, de un halo quimérico. El madrileño ha derrotado, al menos por el momento, al sistema antidopaje mundial y al poder de Unión Ciclista Internacional y Agencia Mundial Antidopaje, organismos empeñados en hacer valer una parte de su normativa a costa de obviar otra. Apenas un artículo mínimo, el 296, ha servido al equipo legal de Contador para derrumbar el laxo y hasta cierto punto obsoleto Código propugnado por la AMA.

El lunes se conoció de manera oficiosa la noticia de que el Comité de Competición de la RFEC, inclinado en principio por imponer al ganador de tres Tour de Francia un año de suspensión, iba a dejar sin sanción alguna al madrileño. La absolución fue acogida con alivio por Contador y su entorno, con alegría por los aficionados simpatizantes con su causa, con frialdad por los escépticos que nos echábamos las manos a la cabeza cuando el pinteño acudía a los platós de televisión menos reputados para someterse al “polígrafo ocular” de personajes como el inenarrable Miguel Ángel Revilla y con auténtica indignación allende de nuestras fronteras.

El porqué de la frialdad y la indignación de algunos es fácilmente comprensible viendo la deriva mediática y pública tomada por el caso en los últimos tiempos. En los últimos compases del proceso, la información privilegiada y las filtraciones  han pasado del Grupo PRISA a Unidad Editorial, de El País a El Mundo, de As a Marca. Y lo cierto es que esto ha generado un cambio absoluto en el tratamiento de las informaciones, alejado de la sobriedad y el ojo crítico respecto del pinteño (a veces excesivo) con el cual llevó el tema PRISA.

Un ejemplo de esto es la entrevista de Pedro J. Ramírez (cabeza visible de Unidad Editorial) a Contador en Veo7, que ya forma parte de la historia de la televisión española por lo inenarrable que resultó en conjunto. Fue buena desde el punto de vista periodístico, casi impecable, por cuanto el entrevistado fue puesto varias veces en aprietos y tuvo que sacar todo su arsenal de argumentos. Pero fue muy mejorable desde el punto de vista formal. En algunas ocasiones el director de El Mundo fue demasiado vehemente y directo en sus acusaciones. En otras dejó en evidencia la ignorancia del ciclista madrileño respecto a algunas particularidades del proceso, en unos gestos que resultaron cuando menos poco elegantes. Y, en su perorata final, Pedro J. trató de sentar cátedra exponiendo su pensamiento de una manera, quizá, algo improcedente y poco razonada, lo cual resulta peligroso cuando el emisor del mensaje no es sino una de las personas más influyentes del país.

Seguramente como consecuencia de todo esto, las reacciones de otras personalidades españolas se sucedieron. El insólito tuit del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, afirmando que “no hay base jurídica para sancionar a Contador”, fue la punta del iceberg y quizá el mejor ejemplo de este auténtico fenómeno comunicativo desatado por Unidad Editorial. Zapatero se descolgó con una declaración cuya base es seguramente infundada, proveniente de conclusiones ajenas y no de una información directa.

La lectura de los documentos del Comité de Competición de la RFEC colgados en la web de El Mundo estos días desautoriza al presidente del Gobierno. La base jurídica para sancionar a Contador existe... como también existe la base jurídica para no sancionarle. Por tanto, el tuit de Zapatero es erróneo. Y, al igual que las declaraciones de Rajoy y otros, ha contribuido a enturbiar el proceso sancionador a Contador y a sembrar la duda en cuanto a la independencia en su labor del Cómite hasta tal punto que el presidente de éste, Fernando Uruburu, se vio obligado salir al paso de las insinuaciones que ponían en entredicho su trabajo con un escueto pero contundente comunicado.

Por tanto, si bien a nivel de opinión pública española la última semana de campaña mediática de Alberto Contador ha podido resultar beneficiosa por cuanto la ha puesto a su favor, no se puede decir lo mismo a efectos jurídicos y de percepción internacional. España siempre ha sido considerado un paraíso para el dopaje, alentado y permitido según piensan más allá de nuestras fronteras por unos Gobiernos que ven en los éxitos deportivos un medio propagandístico deseable. La absolución del corredor madrileño se achaca a las presiones poíticas y mediáticas y es por ello considerada un caso más de dopaje consentido. De hecho, en la mordaz tira cómica 'As the Toto Turns' se ironiza con la posibilidad de que Lance Armstrong se nacionalice español para salir indemne de la investigación federal por dopaje de la cual es sujeto en su Estados Unidos natal.

¿Cuál sería la percepción de no haber existido este pronunciamiento público de algunos notables políticos y comunicadores? Para empezar, si damos por buena la hipótesis de la influencia efectiva de estos en el devenir del proceso, quizá Contador estaría ya sancionado con un año, camino del TAS en lugar de compitiendo en el Algarve. Si consideramos que el Comité de Competición no se vio condicionado por estas circunstancias, tal vez los escépticos dentro y fuera de España veríamos con más claridad cuáles son las claves jurídicas que han llevado a la absolución de Contador. Unas claves jurídicas que desgranaremos mañana en un segundo reportaje.

jueves, 10 de febrero de 2011

Cómo se fabrica el esprint perfecto

La concentración de Proyecto CIDi a la cual asistí hace justo un año fue para mí una clase de ciclismo magistral e inolvidable. Me la impartió un hombre llamado Servando Velarde, director del ya desaparecido equipo granadino. En ella aprendí muchos fundamentos técnicos del ciclismo, conceptos que me parecía increíble desconocer ya no como “periodista”, sino como aficionado al deporte de la bicicleta; teorías que no se enseñan en ninguna retransmisión ni en ningún artículo, y sin embargo cambiaron totalmente mi forma de ver muchas carreras...

De todas ellas, la que más me impresionó fue cómo se prepara un esprint. El espectador ve asomar a una fila india de corredores de la misma escuadra que llevan al mejor velocista de todos ellos en última posición y no se cuestiona el por qué de las funciones asignadas a cada ciclista. ¿Qué pinta un rodador justo delante del esprinter destinado a luchar por la victoria? ¿No sería más lógico que esa posición estuviese ocupada por el anterior corredor, un velocista de menor calibre que el esprinter pero mejor que el rodador? ¿Por qué unos ciclistas pasan casi un kilómetro en cabeza y otros apenas doscientos metros?


Observad los kilómetros finales del GP Costa de los Etruscos: a partir de los 4:50, el equipo Liquigas toma la cabeza del pelotón con objeto de poner en bandeja el triunfo a su mejor esprinter para aquella carrera, Elia Viviani. El orden de los vagones de su ‘treno’ es el siguiente: Tiziano Dall’Antonia, Kristjan Koren, Daniel Oss, Davide Cimolai, Peter Sagan, Elia Viviani. O lo que es lo mismo, traduciendo estos nombres a cualidades: rodador, esprinter medio, rodador, esprinter rapidísimo, rodador con gran punta de velocidad, mejor esprinter. Visto así, ya empezamos a deducir un poco la lógica existente tras la configuración de la fila de Liquigas (rodador, esprinter, rodador, esprinter, rodador, esprinter), pero seguimos sin entender por qué Oss pasa tanto tiempo frente al viento y Cimolai no dura ni dos carteles... ¿Cómo explicar esto? ¿Tan bueno es Oss y tan flojo Cimolai?

Durante la preparación del esprint, el ‘treno’ hace un juego de velocidades puntas y medias. No sólo se trata de desplegar la máxima velocidad posible; también hay que emplearse de manera que resulte imposible para otros ciclistas tomar la delantera a la fila de coequipiers. La disposición alternativa de rodadores y esprinters responde a esa lógica. Un velocista lanza al ‘treno’ para poner a los vagones que viajan a su rebufo a la máxima velocidad posible; cuando a los 200 metros este velocista no puede más, se aparta y cede la cabeza a un rodador cuya velocidad inicial es la marcada por su antecesor y va perdiendo poco a poco inercia en un trabajo un poco más largo que finaliza cuando, ya vacío, deja paso al siguiente velocista para que éste embale de nuevo al grupo. El antepenúltimo vagón del tren es un velocista fuerte; el penúltimo, un rodador cuya difícil misión no sólo consiste en mantener la inercia del anterior coequipier, sino también en salvaguardar la posición de privilegio de su esprinter... Es por ello que para esta posición del ‘treno’ suelen priorizase la potencia y la habilidad sobre la velocidad punta.


Desgranemos esto con otro ejemplo reciente aunque no tan ortodoxo. En la segunda etapa del Tour de Qatar, Leopard Trek tomó la cabeza del pelotón a dos kilómetros y medio de meta (aproximadamente, 7:30 del vídeo) con cinco corredores: Fabian Cancellara, Stuart O’Grady, Davide Vigano, Wouter Weylandt y Daniele Bennati. Osease: rodador, rodador, esprinter, rodador con enorme punta de velocidad, esprinter. Faltó un velocista tras Cancellara (seguramente Dominik Klemme, rezagado esa jornada) para lanzar a O’Grady; de hecho, durante el relevo del australiano Astaná y Katusha estuvieron a punto de destrozar el ‘treno’ de la escuadra luxemburguesa. La preparación final del esprint fue, de cualquier manera, perfecta: Vigano’ lanzó a Weylandt, y este a su vez embaló a un Bennati que no supo aprovechar unas circunstancias inmejorables para llevarse el triunfo de etapa; le derrotó el superlativo Haussler...

Con esta luz, también el mítico ‘Treno Petacchi’ de Fassa Bortolo parece más lógico. Su composición por antonomasia, la del magnífico año 2003, ponía en práctica a la perfección el modelo explicado en este artículo: Guido Trenti (rodador), Fabio Baldato (esprinter), Matteo Tosatto (rodador), Alberto Ongarato (esprinter), Marco Velo (rodador), Allesandro Petacchi (esprinter genial). La perfecta adecuación de cada componente del ‘treno’ a su función, junto a la sincronía de los vagones, puso algo más fácil a Petacchi realizar una temporada para el recuerdo...

Es por este tipo de cosas que estoy muy agradecido a Servando: me enseñó a ver de otra manera muchos aspectos del ciclismo. Ojalá no se desanime y consiga sacar a las carreteras un equipo la próxima temporada.

domingo, 6 de febrero de 2011

Balacera con rehenes en Mallorca

El Trofeo Palma de la Challenge de Mallorca debería haber sido, como todos los años, la primera gran fiesta del ciclismo español: el reencuentro del grueso del mundillo, la primera competición, los neoprofesionales ilusionados, el esprint masivo convertido en una auténtica jungla por estar todos los ciclistas repletos de fuerzas y deseos de probar suerte, la victoria de algún superclase que inicia bien la temporada... Y ninguno de esos elementos ha faltado: el jovencísimo Carlos Verona ha estado, en su primera carrera con Burgos 2016 y con sólo 19 años, en la fuga del día; en los kilómetros finales ha habido una caída que ha afectado a corredores de la Selección Española de pista; el triunfo ha correspondido a un Tyler Farrar (Garmin) cuyo estado de forma es mejor de lo habitual a estas alturas de campaña... Hasta ahí lo lógico y habitual.


La noticia, sin embargo, no estuvo en la festividad; tampoco en la competición. Fue una protesta de equipos y corredores por la prohibición del uso del pinganillo fuera del ProTour, desaforada en su forma y en su oportunidad, la que capitalizó la atención. Siguiendo la estela de Liquigas en el pasado Tour de San Luis, los ciclistas de los ProTeam llegaron a la línea de salida de Palma con los auriculares puestos. Los jueces les pidieron que se los quitaran; ellos se negaron. Los jueces se fueron y dejaron la prueba sin validez para la UCI, anulándola desde un punto de vista técnico; los ciclistas compitieron con el pinganillo.

¿Quién ganó? ¿Ganó alguien? Difícil saberlo. De una manera inmediata, el único perdedor fue el organizador de la Challenge de Mallorca, quien vio su carrera convertida en una pantomima por mor de unos directores de equipo que, como decía un amigo en Twitter, tomaron por rehén a la carrera en su tiroteo (o más bien balacera, como dirían los narcos mexicanos) con la UCI; mañana harán lo propio con la Vuelta a Qatar, y quién sabe si de nuevo con el siguiente Trofeo de la Challenge. Qué sucederá después, si se dará marcha atrás en la decisión de eliminar los pinganillos, es una verdadera incógnita. No parece que la UCI esté dispuesta a ello; pero tampoco que los equipos traguen en correr sin pinganillo, ni que los organizadores quieran admitir el agravio (y la vergüenza) de explicar a sus patrocinadores por qué su carrera no cuenta en los ránking ni es contemplada por la federación internacional. Mañana sabremos...

Las consecuencias últimas y reales de la balacera, por contra, tardarán en verse. “La prohibición de la radio es sólo una parte de un problema mayor”, dijo la AIGCP (asociación que aglutina a los equipos ciclistas profesionales de todo el mundo) en un comunicado. Se persigue la permanencia del pinganillo dentro de las carreras, sí; pero el objetivo es otro. “Equipos y ciclistas deben tener un mayor peso en la reglamentación del ciclismo”, dijo Jonathan Vaughters en su twitter; “nuestra contribución económica a la UCI a través del pago de licencias y del pasaporte biológico es enorme”, continuó, para acabar citando al político norteamericano Patrick Henry: “No debe haber impuestos que no aporten una representación [no taxation without representation]”.

En definitiva, los directores de equipo quieren ganar peso en la dirección del ciclismo profesional. Para iniciar la guerra que culminará con ellos encaramándose a la cúpula ejecutiva del deporte de la bicicleta (bien con una reformulación de la actual UCI o bien con una escisión perjudicial a todas luces) han orquestado una balacera con rehenes en Mallorca a sujeto de una decisión que fue tomada, sin consenso, hace casi dos años. ¿No ha habido tiempo hasta ahora para protestar de una manera efectiva, formal, lejos de la polémica y del perjuicio efectivo a nivel económico y de imagen para los estamentos implicados?

Cierto es que ya han habido movimientos, que una etapa del Tour de Francia (encima un 14 de julio) fue neutralizada como medida de queja. Pero no tuvo consecuencias ni repercusiones posteriores. Porque las quejas no hay que hacerlas en las carreras, sino en los despachos, donde no se necesiten altavoces ni micrófonos. En contextos donde no se alimenten el cisma ni la desunión, sino el horizonte común para sanar las heridas de bala del tiroteado ciclismo profesional.

Vaughters citaba para argumentar su postura a Patrick Henry, y lo cierto es que entre las citas célebres del político norteamericano de finales del XVIII se halla una muy apropiada para la ocasión. Durante un discurso dado justo antes de morir y de que estallara en su país la Guerra de la Independencia de Gran Bretaña, Henry aseveró lo siguiente: “Unidos, resistimos; divididos, caemos. No nos separemos en facciones que deben destruir la unión de la que depende nuestra existencia”. Si la UCI deja su despotismo a un lado, si los equipos comienzan a luchar por la imagen del ciclismo, si los organizadores se dan cuenta de que dependen los unos de los otros y no les lleva a ningún sitio dirigirse con egoísmo y ajenos al resto del mundillo... Si las facciones cambian su comportamiento y se dan la mano... El ciclismo resistirá. Si no, antes o después, caerá. ¡Reflexión para evitar la próxima balacera!

sábado, 5 de febrero de 2011

"Tenemos la mejor cantera de España"

Entrevista a Antonio Cabello, mánager de Andalucía - Caja Granada

Mientras esperábamos para realizar la entrevista, Antonio Cabello (1956, Córdoba) saludaba aquí y allá a todos los invitados a la presentación de su Andalucía - Caja Granada. En mitad del maremagnum de cortesía y compromisos, un niño que no alcanzaba los diez años se acercó, tocó a Cabello en el brazo para llamarle la atención y, una vez éste comenzó a mirarle, le dijo que quería incorporarse al equipo. El mánager cordobés le preguntó si montaba en bicicleta y el chico respondió que sí, que estaba en la escuela ciclista de su pueblo. “Ahí estás bien, entonces. Dentro de unos años podrás correr con nosotos”. Niño y hombre sonrieron complacidos. Luego, antes de empezar con la entrevista, Cabello comentó con un deje de ternura: “me gustan más ciclistas como ése que los profesionales”.



Hoy el equipo se ha presentado con un nuevo espónsor. ¿Ilusiones renovadas?

Sí, siempre vamos renovando. Cada año entra gente nueva de la cantera: este año han sido tres, a mediados de esta campaña está previsto subir a otros tres... Como siempre, realizamos una labor de cantera importante.

¿Cuáles son los objetivos deportivos para esta temporada?

Luchar y dejarnos ver. Actuar como en el Tour de San Luis: siempre estábamos en la fuga, un día hicimos segundo, otro tercero, ganamos la clasificación de la montaña... Nuestro objetivo deportivo es ser combativos, mostrarnos, competir desde el kilómetro cero de cada carrera. Ésa es siempre nuestra filosofía.

En el acto de hoy ha destacado la presencia de Abraham Olano, Paco Giner y Javier Guillén: el cuadro directivo de la Vuelta a España al completo. ¿Se interpreta eso como un gesto de buena sintonía con Unipublic? ¿Es segura la invitación a la Vuelta?

Seguro nunca hay nada, pero que estén ellos aquí, viendo la presentación y apoyando al equipo, es una señal positiva. Ellos tienen invitaciones para la presentación de muchas escuadras y no van a la de casi ninguna, pero sí han estado en ésta. Es una señal positiva: el equipo es carismático gracias a la labor que han realizado los corredores en estos seis años de lucha y actitud combativa en carrera.

¿Qué se espera de los fichajes de Palomares, Bernabéu y Benítez?

Vienen a reforzar el nivel deportivo. Especialmente Benítez es una incorporación bastante deseada. El Geox lo ha dejado fuera a última hora y nosotros llevábamos un par de años tras él. Es un ciclista de gran valía y hace equipo, lo cual es muy importante para nosotros.

De los tres ciclistas subidos este año desde el filial sub 23, Juan José Lobato parece el más interesante. ¿Puede dar resultados ya desde su primera temporada completa como profesional?

Sí, además le veo capaz de llegar a lo más alto. Esta campaña puede conseguir cosas, pero tiene que estar tranquilo porque es joven. Este equipo es uno de los mejores posibles para él, ya que aquí no tiene que trabajar para nadie y puede crecer a su ritmo. Es un chico con mucho futuro.

¿Le parece exagerada la comparación con Óscar Freire?

No es exagerada. Se queda incluso corta: para mí va a ser mejor que él. No quiero tampoco construir castillos en el aire, porque para llegar a ese nivel hay que trabajar mucho y muy bien. Tiene que calcular sus distancias y su progresión para formarse adecuadamente; a partir de ahí irán llegando las cosas.

La pasada campaña subieron a profesionales a dos corredores de apenas 20 años, Antonio Cabello y Pablo Lechuga. Se calificó el movimiento como “experimento”, para determinar cómo de pronto podía darse una plaza en el profesionalismo a los jóvenes de la cantera. ¿Cómo ha salido el experimento?

Bien, ambos corredores se han adaptado bien. Cuesta mucho facilitarles ese proceso, hay que seleccionarles mucho el calendario porque una prueba ProTour, una vuelta de cinco días demasiado dura... puede chafarlos. Pero en general la prueba ha sido satisfactoria.

Siguiendo con la cantera, según las estadísticas sólo dos corredores que hayan militado en el equipo Andalucía durante sus seis años de existencia están ahora mismo en una escuadra ProTour; ninguno de ellos es andaluz. ¿Indica eso un fallo en el modelo?

Las edades de nuestros ciclistas rondan los 20 ó 24 años. Un equipo ProTour no quiere a ciclistas de menos de 26 ó 27 años porque antes de esa edad apenas están hechos. Eso sí, los equipos ProTour en cualquier momento nos quitarán tres o cuatro ciclistas... No es un fallo de modelo, hay que tener en cuenta que los equipos de primera división quieren gente curtida y hecha, que lleven ya cinco o seis años como profesionales. Pero tenemos la mejor cantera de España y una de las mejores de Europa. El tiempo lo dirá.

Por último: hoy hemos visto escuadras de todo género dentro de la estructura Andalucía - Caja Granada, desde escuelas hasta profesionales, también paralímpicos... ¿Para cuando una sección de chicas?

El equipo de féminas vendrá pronto. Aún hay que planificarlo y demás, pero vendrá pronto.

viernes, 4 de febrero de 2011

Andalucía - Caja Granada: proyecto y cantera

El pasado miércoles tuvo lugar, en el salón de actos de la sede central de Caja Granada (popularmente conocida como el Cubo), la presentación del equipo ciclista Andalucía - Caja Granada. No hubo grandes fastos ni espectaculares vídeos, como se estila en escuadras de mayor calado; el tono general fue sobrio, con Rafa Vega (de Canal Sur) y Juan Mari Guajardo como maestros de ceremonia.

Por el estrado pasaron los representantes institucionales, como corresponde en este tipo de eventos, pero también casi un centenar de ciclistas de casi todas las categorías de carretera: niños de escuelas, juveniles, profesionales, paraciclistas... Sólo faltaron féminas, que según declaró el mánager Antonio Cabello a Arueda.com tendrán “pronto” un hueco en la estructura del Andalucía - Caja Granada.



Un modelo formativo con claroscuros

De todas las palabras oídas en el acto de ayer, dos resonaron por encima del resto: proyecto y cantera. Andalucía - Caja Granada no es meramente una escuadra deportiva, con la gloria y los resultados como objetivos últimos; bien al contrario, el mayor énfasis de su labor está puesto en ser un ejemplo social y en dar salida a jóvenes talentos que luchan por labrarse un futuro en el ciclismo profesional.

Dicho así, el modelo del equipo Andalucía parece adecuado y loable. Tiene también, sin embargo, una cara menos amable. La concentración del patrocinio institucional dedicado al ciclismo de base en una única estructura da lugar a un progresivo empobrecimiento del resto del panorama andaluz, a expensas de un patrocinio privado normalmente escaso en estas categorías. Con ello desciende, a largo plazo, la posibilidad de que crezcan jóvenes talentos en la zona ajenos al conjunto Andalucía.

Las cifras ponen también en duda la efectividad de la forma de trabajar del equipo Andalucía - Caja Granada de cara a generar ciclistas para la élite. Sólo dos corredores que hayan militado en la escuadra dirigida por Antonio Cabello durante sus ya seis años de vida competirán este año en un conjunto ProTour: Fran Ventoso y Xavier Tondo. Ambos lo harán en Movistar y ninguno de ellos es andaluz. Habrá que esperar dos o tres campañas, hasta la plenitud de los primeros ciclistas genuinamente formados en el seno de la estructura, para dirimir si el modelo es efectivamente mejorable.



La escuadra profesional, con jóvenes y la Vuelta como horizonte

El presente deportivo de la escuadra profesional andaluza cuenta con varias novedades remarcables, especialmente en lo referente a sus líderes. Cabello cambia a dos corredores repletos de clase y acosados por la mala suerte, José Ángel Gómez Marchante (aún sin equipo) y Javier Moreno (incorporado a Caja Rural), por dos hombres de menor brillo pero con una solidez fuera de toda duda como José Alberto Benítez (ex Footon) y David Bernabéu (ex Barbot), quien llega a la escuadra con “aportar su experiencia” y “disfrutar” como mayores objetivos. Con idénticos objetivos ficha Adrián Palomares, que tras un año sin competir vuelve a tener la oportunidad de ponerse un dorsal.

Siguiendo con el parte de bajas, su corredor más laureado la pasada temporada, Ángel Vicioso, partió hacia el Androni Giocattoli de Gianni Savio; otro baluarte, Manuel Calvente, colgó la bicicleta para sustituir a Josu Mondelo en la dirección del equipo sub23; y el argentino Jorge Martín Montenegro, a pesar de su correctísimo desempeño en 2010, no vio renovado su contrato.

Completan el cupo de incorporaciones tres corredores llegados, como no podía ser de otra manera, del filial. Hará equipo el rodador José Luis Cano, proyecto de gregario sólido que ya acabó la pasada temporada la durísima Volta a Portugal. El mollinato Eloy Ruiz, por su parte, tendrá dos años para demostrar la fuerza que le llevó a culminar exhibiciones como su victoria frente al italiano Luca Benedetti en la Vuelta a Bidasoa. La joya de la corona es el cordobés Juan José Lobato, noveno en el pasado Mundial sub23 y tercero en dos etapas de la ‘Grandísima’ lusitana: es un esprinter de relumbrón al cual se compara insistentemente con Óscar Freire.

Los objetivos deportivos de la escuadra andaluza serán los mismos de cada año: iniciar con fuerza en la Vuelta a Andalucía, lucir a buen nivel en las pruebas ProTour españolas y dejar una buena impresión en la Vuelta a España. Respecto a la gran ronda nacional, la invitación parece prácticamente segura (el equipo goza de las simpatías de Unipublic, como demostró la presencia de Javier Guillén en la presentación) aunque la dirección de la estructura prefiere ser cauta. Los ciclistas, en consonancia, prefieren no pensar demasiado en ella: como dice David Bernabéu, lo importante será desempeñarse bien en el resto del calendario y “ganarse una plaza para la Vuelta”. Un objetivo loable para el cual se tirará del espíritu de lucha que siempre ha caracterizado a la escuadra andaluza.

Nube de Tags